Amando a Dios y amando a otros

Queremos ser una congregación que ama apasionadamente a Dios y que, amando también al prójimo, reflejemos el amor incondicional de Dios por el mundo.

shutterstock_34137526 Amando a Dios:

¿Cómo estimulamos el amor por Dios? 

  • Nuestro deseo es que cada persona tenga un encuentro personal con Dios durante uno de nuestros servicios o a través de uno de nuestros grupos de comunidad.
  • Creemos que cuando un individuo cambia su percepción de Dios, su percepción sí mismo cambia positivamente produciendo como resultado amor y compasión hacia las demás personas.
  • Después de que una persona ha sido tocada por la presencia de Dios, es natural que surja el deseo de querer conocer más de Él. A partir de ese momento animamos a esta persona a desarrollar una búsqueda personal a través de nuestro programa de discipulado.
  • El concepto de discípulo se transforma en un estudiante que sigue, observa, absorbe y practica todo lo que el maestro enseña, con el propósito de ser igual a Él.
  • Jesús nos encomendó el hacer discípulos, pero no discípulos de algún hombre en particular, sino discípulos de Él. El discipulado permite que la persona observe, conozca, aprenda, ame, siga y sirva a Jesús todos los días como un modelo de vida.

shutterstock_28466080Amando a Otros:

¿Cómo amamos a los demás?

  • Queremos que cada persona que nos visita, ya sea a uno de nuestros grupos o a alguno de nuestros servicios de celebración, sienta el amor incondicional de Dios al ser recibido sin ningún prejuicio de nuestra parte.
  • Nuestro deseo es que cada persona, eventualmente, llegue a formar parte de uno de nuestros Grupos de Comunidad. Es por medio de estos grupos que cada uno puede sentir el amor de Dios expresado a través de sus miembros y aprender como amar a otros como ellos mismos son amados.
  • Creemos que la Iglesia tiene muchos miembros y que cada miembro tiene un papel específico e importante que desarrollar y desempeñar. Es por medio de nuestros Grupos de Comunidad que inspiramos y animamos a que los miembros descubran y tengan la oportunidad de descubrir su propósito en beneficio del grupo y de la Iglesia en general.

shutterstock_33352756 Nuestro Mensaje:

Nuestro mensaje es de Reconciliación y   Restauración. 

A través de Jesús, Dios ha reconciliado consigo mismo al mundo, no tomándole en cuenta sus pecados y abrió la puerta para la restauración de toda vida quebrantada por el pecado. El temor a Dios ha sido sustituido por gratitud, debido a su inconmensurable amor por nosotros.

Finalmente, queremos ser una familia espiritual para el necesitado, una congregación donde habita la presencia de Jesús y una Iglesia que responde al llamado de Dios para reconciliar consigo mismo a todo el mundo.